Cáncer de mama

Epidemilogía y estadística

El Cáncer de Mama es actualmente un problema de salud mundial, Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2015c) señalan que cada año se detectan 1.38 millones de casos nuevos y ocurren 458 mil muertes por esta enfermedad. Entre 18 y 20 mil casos nuevos de cáncer de mama se diagnostican cada año en México y de los cuales mueren aproximadamente 5,600 personas cada año.

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, pues representa el 16% de todos los cánceres femeninos.

La incidencia varía mucho en todo el mundo, con tasas normalizadas por edad de hasta 99,4 por 100 000 en América del Norte. Europa oriental, América del Sur, África austral y Asia occidental presentan incidencias moderadas, pero en aumento.

La incidencia más baja se da en la mayoría de los países africanos, pero también en ellos se observa un incremento de la incidencia de cáncer de mama.

El Cáncer de Mama corresponde al 25% del total de tumores en la mujer.

En México se estima que la edad de ocurrencia se da entre los 40 y 55 años, es decir una década antes que en las mujeres de U.S.A y Europa.

El 50% de los Cánceres de Mama en México, ocurren en personas menores de 50 años. En México se presenta un 7% el Cáncer de Mama en mujeres menores de 30 años de edad.

En México se diagnostican entre el 5% y el 10% de los casos de Cáncer de Mama en etapas tempranas, por el contrario en los países desarrollados se diagnostican aproximadamente el 50% en etapas tempranas.

estadistica

En algunos países se ha podido disminuir la tasa de mortalidad por éste enemigo.Las tasas de supervivencia del cáncer mamario varían mucho en todo el mundo, desde el 80% o más en América del Norte, Suecia y Japón, pasando por un 60% aproximadamente en los países de ingresos medios, hasta cifras inferiores al 40% en los países de ingresos bajos (Coleman et al., 2008).

La bajas tasas de supervivencia observadas en los países poco desarrollados pueden explicarse principalmente por la falta de programas de detección precoz, que hace que un alto porcentaje de mujeres acudan al médico con la enfermedad ya muy avanzada, pero también por la falta de servicios adecuados de diagnóstico y tratamiento.

Es sabido que en aquellos países donde se sensibiliza a la población sobre el Cáncer de Mama, mediante campañas de difusión, se hacen diagnósticos de tumores en etapas tempranas y por consiguiente las pacientes pueden sanar en gran parte de los casos.

El seno normal

Para entender el cáncer de seno, resulta útil familiarizarse un poco con las partes de un seno normal, lo cual se muestra en la ilustración a continuación.

El seno de una mujer está formado por glándulas que pueden producir leche (lobulillos), pequeños conductos que llevan la leche de los lobulillos al pezón, tejido adiposo y conectivo, vasos sanguíneos y vasos linfáticos. La mayoría de los cánceres de seno comienza en las células que revisten a los conductos otros, aunque menos comunes, se originan en las células que revisten los lobulillos. Los cánceres también pueden comenzar en las células de otros tejidos en el seno. A estos se les llama sarcomas y linfomas, y en realidad no se consideran cánceres de seno.

El sistema linfático del seno

Una de las principales maneras de propagación del cáncer de seno es a través del sistema linfático. Normalmente, los ganglios linfáticos son pequeños grupos en forma de habas de tejidos que contiene cierta clase de célula del sistema inmunológico (células que combaten infecciones). Los ganglios linfáticos están conectados por vasos (como pequeñas venas) que transportan un líquido claro llamado linfa en lugar de sangre.

La mayoría de los vasos linfáticos del seno drenan hacia:

  • Los ganglios linfáticos localizados debajo del brazo (ganglios axilares).
  • Los ganglios linfáticos alrededor de la clavícula (ganglios linfáticos infraclaviculares y ganglios linfáticos supraclaviculares).
  • Los ganglios linfáticos que se encuentran en el interior del tórax y cerca del esternón (ganglios linfáticos mamarios internos).

Las células del cáncer de seno pueden trasladarse a los vasos linfáticos y comenzar a crecer en los ganglios linfáticos. Si las células cancerosas se propagan a los ganglios linfáticos, existe una mayor probabilidad de que las células también se hayan propagado a otras partes del cuerpo. La probabilidad aumenta mientras más ganglios linfáticos contengan cáncer. Debido a que el cáncer en los ganglios linfáticos no siempre causa que los ganglios se agranden, los médicos a menudo extraen uno o más ganglios linfáticos para verificar si hay propagación del cáncer. Su plan de tratamiento dependerá de si se encontró cáncer en los ganglios linfáticos.